LA PUNTUALIDAD EN PERÚ Y EN ALEMANIA
Aventuras de Trudy Schulze en el Sur y en el Norte

Yo soy peruano. Conocí a Trudy (y a Enrique, claro) en Lima, en 1976 (ufff!
hace 30 años!!), cuando ellos regresaban a Alemania luego de haber estado un
tiempo en mi país, en la zona de Cajamarca. Yo trabajaba en Tarea, un centro
de educación popular que había editado el famoso libro „Métodos y Técnicas
para la Educación Popular“ hecho por Trudy y Enrique y que sirvió de guia a
muchísima gente.

En ese tiempo no me hice la pregunta de cómo se sentíría Trudy, la alemana,
en un país como el Perú. En ese tiempo, el tema de las relaciones Norte-Sur
y el de la interculturalidad, no estaban tan claros en nuestra agenda. Pero
a ella se le veía muy feliz y con mucho amor a mi pueblo… pero ahora
pienso que tiene que haber sufrido mucho, mucho!!. Ya les contaré por qué:

Resulta, que más de 20 años después, en 1990, yo fui para Alemania.Por
supuesto, me alojé en la casa de Enrique y Trudy como muchísima otra gente.
Era invierno (siempre nos invitan a ir en invierno… ¿no sería buenoque
alguna vez nos invitaran a ir en una época menos fría…?). Asi que,muy
calientitos en la casa, conversamos de muchas cosas. En la tarde, íbamos a
ir a una reunión en otro lugar. Trudi me dice mirando el reloj: „Tenemos que
tomar el „S“ a las 6:45″. Yo, tranquilo, miré el reloj y ví que faltaba
como 20 minutos. Y así, seguimos conversando, tranquilamente.

A las 6.41, dice Trudi: „¡vamos! ya!“ y sale de la cocina donde estábamos,
toma su chaqueta y las llaves y abre la puerta… yo, todavía medio
paralizado y con café en mi taza, le dije: „espera, tengo que ir a sacar mis
cosas..“ mientras fui a la habitación, busqué dónde estaba mi chaqueta,
busqué mi cuaderno, fui al baño…. ya eran las 6:45.. y me dice Trudi. „no,
ya no llegamos; esperemos veinte minutos al próximo..“ y se sentó de nuevo
en la cocina.

– Yo no entendí totalmente el asunto de por qué, si antes teníamos tanto
apuro, ahora, de repente, ya no había que correr… y me senté.

Cuando eran las 7:01, dice Trudi „¡vamos ya! para tomar el de las 7:05..“ y
hace lo mismo: se pone la chaqueta, toma las llaves y abre la puerta… yo,
otra vez voy a la habitación, busco mis cosas y salimos corriendo las cuatro
cuadras que nos separaban de la parada del S… llegando exactamente en el
momento que pasaba… uf! lo agarramos!.

Y así, pasó una y otra vez, durante la semana: salíamos con las justas,
corriamos a toda velocidad y tomábamos el transporte casi exactamente
cuando pasaba. Un día, mientras caminábamos Trudi me dijo: „… es que uno
demora tres minutos y medio en llegar a la parada“

Yo me puse a pensar: ¿por qué no salir con tiempo y esperar tranquilamente
el transporte, así como hacemos en el Perú?. Allá, uno sale a la calle
cuando está listo, va a la esquina y espera los 10, 15, 20 0 35 minutosque
demora en pasar el bus… hasta que pasa y uno se sube..

Después me dí cuenta de dos cosas:
a) En Munich, en invierno, estar cinco minutos en una esquina, es bastante
molesto y uno puede congelarse
b) ¿para qué va uno a esperar, si sabe a qué hora E-XAC-TA-MEN-TE va a
pasar el transporte?…

Y así aprendí que nuestras realidades son muy diferentes… lo cual nos hace
tener costumbres muy diferentes. Yo creo que ningún peruano tiene calculado
el tiempo que le toma entre salir de su casa y llegar a la esquina donde
toma el transporte… ¡porque uno nunca sabe a qué hora va a pasar!. Además,
la „hora“ es siempre una aproximación: Si alguien me invita a ir a su casa
„a las 7“, quiere decir que es „en la noche“, asi que puedo llegar a las 8 y
media sin problema (si llego a las 7 en punto, sí puedo hacer un problema:
nadie me espera..). Si hay una reunóin „a las 9“, es „para que empiece a las
10“, etc., etc.

Por eso yo pienso que Trudi tiene que haber sufrido mucho en el Perú:
esperando el bus, esperando a la gente, esperando, esperando..

Por eso, como dice Paulo Freire, Trudi tambien tiene tanta Esperanza, porque
sabe, que -al final- la gente va a cumplir y se va a comprometer.. aunqueno
sea a la hora, minuto y segundo que se había planeado.

FELICES 60 AÑOS DE APRENDIZAJES Y ENSEÑANZAS, QUERIDA AMIGA. TE QUIERO MUCHO

OSCAR JARA
PERU- COSTA RICA

Oscar Jara Hollliday
Director General
CEP Centro de Estudios y Publicaciones Alforja
Apt. 369-1000 San José, Costa Rica
tel 506- 280.65.40 fax 506 253.70.23
oscar.jara „at“ alforja.or.cr www.alforja.or.cr/centros/cep

Please follow and like us:
RSS
Follow by Email
LinkedIn
Share
Instagram